La música en tu vida. Capítulo 1 de la serie “La música en la vida y en tu boda”

La música en tu vida. Capítulo 1 de la serie “La música en la vida y en tu boda”

Capítulo I: La música en el embarazo: la importancia del oído.

Iniciamos desde nuestra Asociación una serie de reflexiones que vamos a ir compartiendo con vosotros (novios, novias y personas en general) sobre la importancia de la música en tu vida. Hoy vamos a comenzar con la importancia de la música en los primeros momentos de la vida: el embarazo. A vosotros novios que vais a formar una familia creemos que os va a servir para reflexionar sobre algo que nos apasiona a los componentes de esta Asociación y que es la música.

Empezamos una serie de reflexiones sobre la importancia de la música en tu vida y luego continuaremos con la importancia de la música en tu boda.

La música en el embarazo: la importancia del oído.

fuente: embarazoybebes.com

El oído es el sentido que alcanza un mayor desarrollo intrauterino. Es el primer sentido en desarrollarse y un sentido básico en la percepción y en la comunicación con la madre. Las sensaciones son las primeras que como sentido van a grabarse en el cerebro y por lo tanto de ahí entendemos la profundidad y la importancia del oído en el embarazo. De los cinco sentidos que tenemos el del oído es el que más rápido se desarrolla dentro del útero. Es curioso que cuando te vuelves a encontrar con una persona que hace muchos años que no ves a veces no lo reconoces físicamente por el paso de la edad y los cambios, pero reconoces la voz de alguien conocido y es un elemento vital para su identificación.

Desde el final del sexto mes, el oído ya está en su sitio y completamente formado. Sin embargo, el feto ya puede percibir sonidos procedentes de la madre o del exterior desde algunas semanas antes, concretamente desde la 16ª, y reacciona a ellos acelerando el ritmo cardíaco y la frecuencia de los movimientos corporales. El oído interno está totalmente desarrollado a partir de la mitad del embarazo y el feto puede percibir los latidos del corazón de su madre, los ruidos intestinales durante la digestión, el paso de la sangre a través del cordón umbilical.

De hecho, se sabe que dentro del útero se produce un continuo sonido rítmico, similar al del agua fluyendo, mezclado con el ruido del aire que pasa por los pulmones de la madre. Al final del sexto mes es sensible a los sonidos externos y lo manifiesta mediante movimientos: se sobresalta con los portazos, se agita o se calma según la música que escucha su madre.

Está comprobado que el feto responde a los estímulos musicales y parece que es capaz de reconocer posteriormente una melodía que ha ido escuchando a lo largo del embarazo. No está probado que oír música tempranamente pueda crear un verdadero interés musical en el niño, aunque músicos de la categoría de Yehudi Menuhin o Arthur Rubinstein están convencidos de ello. Lo que sí ha comprobado un estudio de la Universidad de Ámsterdam es que el sentido del ritmo se desarrolla en el útero, de forma que nacemos con él.

Empezar a desarrollar ejercicios de estimulación musical dentro del feto materno resulta muy beneficioso para el bebé y su posterior desarrollo. La música, favorece por completo este proceso. Cuando una madre o un padre cantan una nana, canción, melodía…o pone música a algún momento cotidiano, ya transmite sentimientos de amor, cuidado, respeto, tranquilidad y seguridad.

El oído es el único sentido sobre el que se puede llevar a cabo la estimulación prenatal, y en él se basa precisamente este tipo de estimulación. Escuchar música pausada y realizar ejercicios de respiración al ritmo del corazón de la madre contribuye a fortalecer la estimulación sensorial y cognitiva de nuestros bebés.

Fuente: dreamstime.com

Estos son algunos de los beneficios de escuchar música durante el embarazo:

– Las audiciones y el contacto con los progenitores, aumentan la actividad inmunitaria.

– Los bebés nacen más relajados, con los ojos y manos abiertas, y lloran menos.

– Duermen y se alimentan mejor y además son capaces de concentrar su atención durante más tiempo y aprender más rápidamente.

Ya sería estupendo que las madres tuvieran conocimientos musicales para su práctica: es decir no solo poner música en casa sino practicarla, cantando, tocando algún instrumento musical. Si estás embarazada cualquier actividad musical va a ser una de las mejores actividades que puedas hacer para comunicarte, para estimular sensorialmente al bebé: componer, escuchar o tocar un instrumento musical aportará beneficios muy hermosos para tu bebé.

¡La educación musical debe iniciarse nueve meses antes del nacimiento… en la madre!” (Z. Kodály).

Durante el embarazo, la música cobra un papel muy importante porque no sólo ayuda a la madre a comunicarse con su hijo, sino que también ayuda al bebé a tranquilizarse y a estimular sus sentidos. Es beneficioso mantener comunicaciones con sus hijos/as y escuchar música durante todo el embarazo, pues si la mamá se siente bien oyendo música, el bebé nota su estado de ánimo y se sentirá igual que su madre. Ahora bien, en lo que se refiere a la maduración del feto, el momento ideal para empezar a ponerle música o hablarle es el segundo trimestre, ya que es cuando su sentido auditivo está desarrollado. A medida que pasan los meses, dicha comunicación ha de ser más intensa al notar mayores movimientos del bebé”. (Urbano, 2010).

No dejéis de leer la página de Rosanna Nair, y su post sobre este tema.

Escrito por:

Asociación musical Combo Zeta.

Sin comentarios

Deja un comentario